marie-claire.es

Por qué no debes cambiar tu forma de vestir aunque te lo digan

La importancia de mantenerse independiente a la opinión de los demás

Laura Sánchez Redactora

Estas son las razones por las que no debes cambiar tu forma de vestir aunque te lo digan

¿Cómo es tu estilo al vestir? Tal vez te guste estar a la última, tal vez tengas un estilo definido o tal vez te pongas lo primero que aparece en tu armario. Es evidente que hay gente con más estilo que otra, pero si a ti te gusta cómo vas, ¿por qué cambiarlo? Descubre por qué no debes cambiar tu forma de vestir aunque te lo digan.

Cuando te dicen que cambies tu forma de vestir

Es cierto que el aspecto exterior es tu carta de presentación, pero también es cierto que algunas personas consideran la ropa como un objeto útil sin connotaciones estéticas. Pero da igual cómo vistas tú, si estás pendiente de las últimas tendencias, si acomodas tu look a cada situación, si tienes un estilo definido que no cambias o si ni siquiera tienes un estilo propio.

Porque lo cuenta es que tú te sientas cómoda. Y sí tú estás bien con la ropa que te pones, nadie tiene por qué decirte que cambies tu forma de vestir. Que una persona de tu edad no debe vestir así, que llevas la falda demasiado corta o demasiado larga, que tu estilo es demasiado sexy y puede dar lugar a malentendidos o que no te sacas partido.

Nadie tiene el derecho a decirte cómo debes vestir. A esta aclaración hay algunas excepciones, como tu jefe, por ejemplo, que puede que en tu empresa haya unas normas sobre vestuario que te conviene cumplir si quieres seguir en ese trabajo. O el cirujano, cuando te dice que tienes que ponerte sí o sí esa especie de camisola bochornosa en el hospital. O si vas a una fiesta o evento en el que vienen marcadas las normas de etiqueta.

No hay más situaciones en las que tengas que renunciar a tu estilo vistiendo.

La importancia de mantener tu estilo propio

Por qué no debes cambiar tu forma de vestir

Teniendo esto claro, a partir de ahora puede hacer oídos sordos a las críticas por tu forma de vestir. Ni madre, ni amiga, ni novio. Y es importante que mantengas tu estilo propio por una razón de peso: porque así también mantienes tu independencia. Las personas independientes, poderosas y con una buena autoestima no se dejan influenciar por las opiniones de los demás.

¿Que no te sienta bien ese vestido? Pero si a ti te gusta, ¿qué más da? ¿Que tienes un cuerpo escultural y no te sacas partido con la ropa? Pero si tú estás cómoda, ¿qué más da? ¿Que no tienes edad para llevar esos shorts? Pero...no nos volvamos locos, que la forma de vestir es una de las cosas más personales que tenemos.

Resiste. Deja que las críticas sobre tu forma de vestir resbalen delicadamente por tu camiseta, recorran tu pantalón y caigan al suelo. Y písalas con tus zapatos de tacón, tus sandalias o tus zapatillas de deporte. Porque pedirte que cambies tu forma de vestir es como pedirte que cambies tu esencia. Y por supuesto que no lo vas a hacer.

  • Frases para cuidar tu autoestima: ¡Tú puedes con todo!
  • Frases para cuidar tu autoestima: No borres tu sonrisa
  • Frases para cuidar tu autoestima: ¡Respétate!
  • Frases para cuidar tu autoestima: ¡lucha por tus sueños!
  • Frases para cuidar tu autoestima: ¡Esfuérzate por aquello que deseas!
  • Frases para cuidar tu autoestima: No cambies por los demás
  • Frases para cuidar tu autoestima: ¡Regala sonrisas!
  • Frases para cuidar tu autoestima: Escucha a tu corazón

Cuida de tu autoestima con estas frases

Ad