marie-claire.es

Tipos de pieles y su cuidado: consigue una piel sana, joven y bonita

Marta Valle Redactora

Cuidados según tipo de piel

La piel puede ser considerada como una carta de presentación de la mujer. Algo que tienden a corroborar los especialistas en dermatología dado que es posible afirmar que este órgano humano puede ser un reflejo bastante exacto de nuestro estado de salud. Son múltiples los factores que pueden presentarse como agentes agresivos frente a una pretensión de mantener una piel saludable, firme y radiante. Por ello, siempre que tengamos como objetivo tratar cualquier anomalía relacionada con la salud de nuestra dermis, va a resultar esencial la determinación eficaz de la tipología de piel que disponemos.

Tipos más comunes de piel

Es posible reconocer la piel normal de forma sencilla debido a su correcta hidratación y su textura compacta. Se trata de un tipo de dermis que suele preocuparnos a medida que los cambios naturales que experimenta nuestro cuerpo con el transcurso del tiempo hacen efecto. Por sus características intrínsecas, no necesita más que los cuidados básicos tales como la tonificación, la limpieza, la crema nutritiva por la noche y la crema de día.

Podemos detectar una piel seca cuando se presenta falta de brillo, con tendencia a descamarse y dada a materializar poros finos. Al no producir la suficiente grasa, es posible que comiencen a aparecer arrugas de forma prematura e, incluso, irritaciones ocasionales. Los cuidados habituales para esta clase de dermis pasan por las cremas hidratantes siempre que sean nutritivas, tensoras y de textura leve. También resultan útiles las cremas ricas en vitaminas, ácido glicólico y retinol.

Por su parte, la piel grasa se presenta con un tono brillante y acompañada de poros que tienden a un exceso de dilatación. Es la clase de dermis más propensa a generar espinillas y acné si los cuidados son escasos o ineficientes. El tratamiento más adecuado pasa por aquellos productos que aportando hidratación también la proteja, como es el caso de los seboreguladores. La exfoliación y la utilización de mascarillas purificantes van a suponer, además, excelentes agentes de control del exceso de producción de lípidos.

Pieles mixtas y pieles sensibles

En el caso de que dispongamos de una piel mixta, los dermatólogos recomiendan que efectuemos su limpieza con tratamientos específicos de dermis grasa, siempre y cuando usemos cremas hidratantes orientadas para pieles normales.

Existe una tendencia creciente entre las mujeres a disponer de una piel sensible. Puede detectarse con cierta facilidad debido a que presenta irritaciones a causa de la dilatación anómala de los vasos sanguíneos capilares. Dado su carácter especial, requiere un cuidado específico ya que resulta un tipo de dermis que puede envejecer prematuramente, además de presentar molestias tales como descamación, tirantez o picores. Las pieles sensibles pueden ser, a su vez, normales, grasas, secas o mixtas, por lo que deberemos recurrir a la opinión de un especialista para encontrar un tratamiento adecuado al caso. 

Problemas de la piel

Problemas de la piel

Consejos para la piel

Consejos para la piel

Tratamientos para la piel

Tratamientos para la piel

  • Una piel seca resta luminosidad y suavidad a nuestro cuerpo
  • Hay formas de retrasar la aparición de arrugas y líneas de expresión
  • Celulitis, una anomalía de la piel que nada tiene que ver con la obesidad o la delgadez
  • El acné y el envejecimiento desembocan en machas en la piel
  • El acné no es sólo un problema en la piel de adolescentes
  • Más difícil es prevenir y eliminar las odiosas estrías de la piel

Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

Ad